El término CRM proviene del acrónimo de Customer Relationship Management (Gestión de Relaciones con Clientes) y se empleó inicialmente para referirse a los procesos relacionados con las ventas y el servicio de atención al cliente o post venta. Sin embargo, actualmente, se relaciona con una estrategia comercial completa que abarca todo el ciclo empresarial (ventas, marketing y soporte).

¿Para qué sirve un CRM?
Desde la perspectiva del área comercial, la mayoría de los CRM permiten realizar seguimiento de clientes, potenciales clientes, correos electrónicos y números de teléfono. Otros pueden rastrear llamadas telefónicas, llevar un registro de los correos enviados y hacer seguimiento a las fuentes de los clientes potenciales en las redes sociales. Los sistemas más avanzados pueden dirigir a las oportunidades de venta hacia los vendedores correctos y llevar un registro actual e histórico de las interacciones con los equipos de atención al cliente.

En cambio, para los equipos de marketing una solución CRM facilita la automatización de la asignación de oportunidades y un correcto control sobre las acciones de marketing y sus retornos de inversión.

En la actualidad, la mayoría de los CRM están en la nube. Esto facilita su implementación y utilización, generando un ahorro significativo en recursos. En lugar de instalar y alojar el software CRM en servidores propios o de tercero se accede a la solución desde un navegador sin importar donde se esté. El CRM en la nube crece con nuestro negocio y evita la dependencia y los costos que conllevan las grandes soluciones y los departamentos de IT.

Entonces, ¿Qué es un CRM y para qué sirve? Un CRM es una solución centralizada que actúa como un repositorio único para unir las actividades de ventas, marketing y soporte al cliente; y sirve para simplificar los procesos y estrategias empresariales. Con auge de las soluciones en la nube, el software CRM ha adquirido un alcance e importancia mayor en el mercado tecnológico. Hoy en día, este tipo de soluciones tiene la capacidad de integrarse totalmente con el resto de los sistemas de las empresas brindando mayor valor y un mejor retorno de la inversión.